[Especiales] Páramos, una fuente de vida al asecho minero

Textos, audio y paisajes sonoros Braulio Gutiérrez. Video y fotos  Anaïs Suire

 

Paisaje sonoro montado en la exposición Páramos Somos Agua. La palabra del agua. 2018

 Autor Braulio Gutiérrez

Reunión dominical.

La neblina ilustraba el paisaje cotidiano; el día domingo 13 de mayo y las campanas de la iglesia del centro parroquial de Molleturo, daban el inicio de un día de reunión de varias comunidades de la parroquia. La reunión se hacía más importante por lo sucedido días anteriores.

El pasado 7 y 8 de mayo pasado realizaron medidas de acción habitantes de la parroquia de Molleturo para visibilizar los niveles de contaminación de la empresa minera y las consecuencias que esto significa; bloqueando los accesos a su comunidad y por tanto al campamento y entrada de lo que se denomina la Boca Mina. Ante esta acción el gobierno nacional dió la orden para restabelcer el Estado de derecho, violando los Derechos Humanos. Llegaron más de 200 polícias y militares a la zona. El saldo 4 detenidos, decenas de heridos y una zona militarizada. (ver http://agenciaecologista.info/2018/05/10/rio-blanco-comuneros-comuneras-defienden-territorio/)

Concentración policiaca y militar en zonas habitadas. Foto Anaïs Suire

El proyecto minero Río Blanco de la empresa china Junefield, con su filial en Ecuador ECUAGOLDMINING SOUTH AMERICA S.A., enclavada en el corredor ecosistémico de Páramos del Cajas; entre la zona de amortiguamiento del Parque Nacional y La Reserva Mundial de la Biosfera. En esa zona se encuentran 5,691 héctareas repartidas en 3 concesiones.

Comunidades de Molleturo, como por ejemplo la de Río Blanco, que desde el 2017 ha venido construyendo mecanismos de protesta para hacer saber al país, que la minería en Páramos es un proyecto de muerte.

Paisaje sonoro montado en la exposición Páramos Somos Agua. El canto del agua. 2018

 Autor Braulio Gutiérrez

La minería en Ecuador.

Ecuador tiene concesionado el terrirorio nacional en un casi 15 por ciento del total de su superficie. Esto corresponde según el Catastro Minero Nacional del 17 de enero del 2018 a 37.143,29 kilómetros cuadrados del territorio nacional. Ahí se encuentran más de 8 mil conseciones mineras de todo tipo. 4414 concesiones corresponden a minerales metálicos, representando casi la mitad de todas las concesiones a explotar con un 48.62%. Estas concesiones mineras metálicas en su mayoría de gran escala, tienen concentradas de los  37.143,29 km cuadrados del 92% total de la superficie; esto quiere decir que el Estado ecuatoriano en su apuesta a la minería es en su mayoría la trasnacional de gran escala, cuyos capitales son los únicos a competir en la subasta mundila minera.

El ecosistema Páramo, desde la biogeografía es en realidad un corredor ecosistémico que correponde a una relación intrínseca con cada uno de sus propios pisos microclimáticos; de ahí que en Ecuador veamos Páramos diferenciados en sus pequeños matorrales y comunes con sus pajonales y colchones de agua por doquier. Para el Sistema de Indicadores Sociales del Ecuador, los páramos son ecosistemas importantes para el desarrollo del país, al ser productores de agua potable, no sólo para el país sino para la región andina que está conectada con la Cordillera de los Andes.

Palabras del biólogo Danilo Minga, especialista en Páramos y ecosistemas andinos

Los páramos ocupan una extensión aproximada de 1’260.000 hectáreas, lo que corresponde a un 5% de la extensión territorial del Ecuador. Es difícil saber exactamente cuánto de esto es producto enteramente natural y cuánto del páramo es producto de la transformación humana de otro tipo de ecosistemas.

El páramo es uno de los ecosistemas que, al menos teóricamente, está mejor protegido por los parques y reserva estatales. Catorce de las 35 áreas protegidas del sistema nacional contienen páramo, ya sea como ecosistema dominante (el caso, por ejemplo, de la Reserva Ecológica El Ángel en Carchi, el Parque Nacional Cajas en Azuay o la Reserva de Producción Faunística de Chimborazo) o como parte de un mosaico ecológico notable en las áreas protegidas mayores (como en el caso de las Reservas Ecológicas Cotacachi Cayapas y Cayambe Coca y los Parques Nacionales Sangay y Podocarpus). Otras áreas protegidas importantes que contienen páramo son el Parque Nacional Cotopaxi, el Parque Nacional Llanganates, la Reserva Ecológica Illinizas y el Refugio de Vida Silvestre Pasochoa. Hay además una serie de áreas que no entran dentro de este sistema, como los bosques protectores y las reservas privadas, que también protegen páramo, entre las que cabe mencionar Mindo y Guandera.  (ver http://www.siise.gob.ec/siiseweb/PageWebs/SIDENPE/ficsdp_paramo.htm)

El Cajas. Vista del Macizo montañoso del Páramo del Cajas. Foto Anaïs Suire

 

La comunidad de Cochapampa, es una de las que defiende el proyecto minero; si bien es cierto que hay opositores ahí, decidieron no rebelar sus nombres por cuestiones de seguridad a este medio, pues la presión e intimidación interna  es muy fuerte si estás en contra de la “fuente de trabajo”. En esta comunidad es donde se da el secuestro e intento de asesinato a integrantes de la Federación de Organizaciones dle Azuay (FOA), adherente al ECUARUNARI, donde su presidente Yaku Pérez resulto el más golpeado.

Palabras del compañero de Cochapamba

 

Aproximadamente 300 personas de la comunidades de Tamarindo, San Pedro de Yumate, Molleturo, Sector el chorro (muy cerca de la bocamina), Pan de azúcar, Santa María, Zuro, Llapín, Hierbabuena y Cochapamba, asistieron a la reunión dominical para mostrar no solo su descontento generalizado sobre la minería, sino sobre las acciones y mecanismos legales y de acción directa para seguir defendiendo los páramos que dan vida frente a la mineria que promueve la muerte.