Afectados por contaminación de Chevron-Texaco aplican telemedicina

(Lago Agrio) El 1 de agosto el Centro de información y cuidados paliativos “Rosa Moreno” comenzó a realizar sesiones de telemedicina a pacientes con enfermedades de piel producidas, algunas de ellas, por la contaminación iniciada en el pasado por la empresa petrolera Chevron-Texaco.

El centro, que lleva el nombre de “Rosa Moreno”,conmemora el trabajo de una enfermera del sector de San Carlos (cantón Sacha),quien se entregó en cuerpo y alma a la atención de pacientes afectados por los impactos de la contaminación petrolera y además aportó en investigaciones fundamentales para sustentar impactos en la salud de los habitantes.

La atención de telemedicina en este centro, cuyas sedes se encuentran en las afueras de la ciudad de Lago Agrio, y en el recinto San Carlos, la realizan doctores especialistas a través de un medio virtual en el cual los pacientes de las comunidades contaminadas, previamente identificados y citados, reciben un diagnóstico “on line” y una propuesta de tratamiento, en la actualidad de un dermatólogo.

De acuerdo con Adolfo Maldonado, vocero de la Clínica Ambiental, esta propuesta es una de las soluciones que se han buscado para que la población afectada pueda empezar a tener acceso directo a diagnósticos precoces en dos provincias (Sucumbíos y Orellana) donde un estudio realizado en el 2017 identificó que es la zona con mayor incidencia de cáncer del país. Otras medidas adoptadas por las organizaciones que impulsan estas iniciativas son la identificación de casos de cáncer y enfermedades catastróficas en un trabajo puerta a puerta, en el que ya se han documentado 100 casos de cáncer de diferentes localizaciones, creándose el Registro Biprovincial de Cáncer.

Este innovador proyecto, que ha comenzado con especialistas de piel pero confía en poder ampliarse a otras especialidades, para evitar desplazamientos innecesarios a Quito, es posible gracias al apoyo del Centro de la piel-CEPI, la Unión de Afectados y Afectadas por las Operaciones Petroleras de Texaco-UDAPT, la Clínica Ambiental y el patrocinio de la Centrale Sanitaire Suisse Romande.