PETROLERA CANADIENSE CONTAMINA Y VULNERA DERECHOS EN LAGO AGRIO, ECUADOR

En Quito, comunidades afectadas por las actividades de la petrolera canadiense Grand Tierra Energy participaron hoy, 04 de marzo de 2024, en la entrega de una carta firmada por más de 80 organizaciones al embajador de Canadá en Ecuador, Stephen Potter, en el marco de la convención 2024 de la Asociación de Prospectores y Desarrolladores Mineros de Canadá (PDAC), y expresaron su rechazo por la contaminación y las vulneraciones de los derechos humanos y de la Naturaleza.

Organizaciones sociales han denunciado repetidamente los abusos de Gran Tierra Energy, como como una empresa que viola derechos en 9 países de la región, afectando a Ecuador, Colombia y Perú, lo cual evidencia la falta de cumplimiento de Canadá en sus obligaciones extraterritoriales en derechos. La entrada de esta petrolera ha causado cambios negativos en la vida de las comunidades de Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos, incluida la contaminación ambiental y la ruptura del tejido social. Además, las actividades petroleras causan contaminación de agua, suelo y aire, junto con la pérdida de biodiversidad y contaminación auditiva, especialmente cerca de la plataforma en el recinto Santa Marianita, afectando áreas agrícolas y generando constantes molestias.

Testimonio de las personas afectadas por la petrolera canadiense Grand Tierra Energy.

Varias agrupaciones comunitarias entregaron una carta al Embajador de Canadá en Ecuador, Stephen Potter, expresando sus inquietudes sobre el “día de Ecuador” en la convención 2024 de la Asociación de Prospectores y Desarrolladores Mineros de Canadá (PDAC). En la misiva, denuncian abusos en comunidades donde operan empresas canadienses, mencionando proyectos como Loma Larga, Fruta del Norte y otros, donde se han detectado irregularidades y amenazas al medio ambiente y a los derechos humanos. Además, señalan casos de judicialización y violencia contra defensores de derechos humanos, y expresan preocupación por el posible impacto negativo del Tratado de Libre Comercio Ecuador-Canadá en los derechos humanos y ambientales, especialmente con el mecanismo ISDS; y, se insta al gobierno canadiense a cumplir con sus responsabilidades extraterritoriales en derechos humanos y a defender los espacios de vida contra los abusos corporativos.